Realmente el autor de esta canción es Otis Redding, aunque Aretha Franklin la versionó.